Spaghetti (Western) alla Tarantino

Gloriosos Bastardos

Bastardos Sin GloriaLa semana pasada se estrenó la última película del talentoso Quentin Tarantino: Inglourious Basterds (“Bastardos sin gloria” en castellano). Dada la poca frecuencia con la que suele realizar largometrajes, cada estreno suyo es celebrado como un gran acontecimiento. Está claro que al tipo le copa más estar en boca de todos por su particular estilo, que por hacer una peli por mes. Los Bastardos traen consigo al Tarantino que todos apreciamos: irreverente, fuera de lo común, verborrágico y -si nadie se me ofende- genial. Ubicada en la Europa de la Segunda Guerra Mundial, The Basterds son un grupo de soldados –en su mayoría, judíos estadounidenses- que se dedican a liquidar nazis sin piedad. Pero también es la historia de otra víctima del nazismo alemán: una francesa que zafó de la masacre de su familia y que planea su propia venganza. La película vendría a ser una especie de Spaghetti Western, pero ubicado en la Segunda Guerra Mundial, aunque Tarantino cuenta su propia versión de un período histórico filmado hasta el hartazgo. A su manera y sin atarse a nada. Así que tiene todos los condimentos que caracterizan a sus films: los “alias” de sus personajes, los vínculos con sus otras pelis (o con las de su amigo Robert Rodriguez), la división en capítulos que no necesariamente siguen un orden cronológico, los agudos diálogos, el ácido y por momentos macabro sentido del humor, violencia explícita, guiños culturales y hasta su conocido fetichismo por los pies femeninos!

Otra seña de Quentin presente son sus variados ángulos de cámara, o los planos largos, que jamás se vuelven tediosos. Quentin TarantinoPero una de las cosas que más sorprende es la capacidad que tiene de exprimir al mango a sus actores: esos que después ves en otros papeles y te llevás el fiasco de tu vida. Originalmente, la idea era filmar Inglourious Basterds antes que Kill Bill. Pero como Quentin había dicho que tenía que convertirse en lo mejor que jamás hubiera escrito, decidió darle un recreo para encontrarle un final a su altura y se fue con Uma.

La película de los bastardos recién estuvo lista este año, y si bien por los muchos delays de producción se terminaron bajando varios actores, afortunadamente Brad Pitt siguió firme como Aldo “el Apache” Raine, para alegría de sus fans, de la taquilla y también de la trama. Aunque LA Christoph Waltzsorpresa en cuanto a actores fue el casi desconocido Cristoph Waltz y su carismática interpretación del nazi hijodeputa, políglota, manipulador y brillante: Teniente Hans “me como toda la película” Landa. Dato curioso: en Alemania tuvieron que cambiar el logo de la película (donde está la esvástica pusieron un agujero de bala) porque allá es ilegal todo tipo de propaganda con simbología nazis. Hubo en el medio otros rumores de posibles producciones tarantinescas, como la precuela “anime” de Kill Bill o el crossover con Michael Madsen y John Travolta sobre la juventud de los hermanos Vega (Vic Vega, de Reservoir Dogs y Vincent Vega, de Pulp Fiction), pero por diversos motivos fueron canceladas o quedaron en el Limbo. Para algunos, Inglourious Basterds es una joyita, para otros no llega a la altura de sus otros clásicos. Sea como fuere, siempre es bueno tener algo para ver que se sale un poco de los moldes.

Si clickean en “Seguir leyendo el resto”, verán el trailer oficial de la película y algo más…

Y aquí les dejamos una joyita del Primer Mundo. Malditos Bastardos!