Fichines: pasado, presente y futuro X

Luego del post un tanto excepcional de la semana pasada retomamos la línea temporal de los arcades. Estamos aún en la década del 80, que dejará algunos otros juegos recordados. En realidad ya estamos al final de lo que se conoció como la década de oro de los arcades, dando comienzo a otra bastante prolífica que tendrá como principal característica la incorporación de procesadores de 16 bits, que darán mejores y más detallados gráficos. Algunos ejemplos son el Marble Madness (Atari; 1984), que fue el primer juego en incorporar sonido estéreo y que tenía un laberinto con perspectiva isométrica, el Pac Land (Namco; 1984), el Gauntlent (Atari; 1985), el Out Run (SEGA; 1986) o el NARC (William Electronics; 1988). ¿Quieren detalles? Pues sigan leyendo el resto.

Arrancamos con el Marble Madness. Este jueguito fue diseñado por el joven Mark Cerny (tenía apenas 18 años cuando lo diseñó) y fue lanzado por Atari en 1984. La empresa necesitaba relanzar sus productos post debacle, así que decidió buscar un juego que incorporara nuevas y mejoradas tecnologías. Así llegó el Marble Madness, un juego de plataforma en el que–utilizando una trackball- debías manejar una bolita por un laberinto hasta la salida, enfrentando algunos obstáculos y contando con un tiempo límite. Era relativamente corto ya que había sólo seis recorridos, aunque podían jugar dos personas simultáneamente. Fue el primer arcade de la historia en incorporar verdadero sonido estéreo y además, el primero en utilizar el Atari System 1, es decir, la plataforma hardware para arcades (actualizable). Otro detalle que lo volvió muy exitoso fue la perspectiva isométrica del laberinto, que le daba un aspecto mucho más atractivo.

El mismo año, Namco lanzó el Pac Land, que volvía a poner a Pac Man como protagonista, pero esta vez para un juego de plataformas. Para su distribución en USA, el diseño de los personajes del jueguito se hizo a imagen y semejanza de los de la serie animada de Hannah-Barbera, como una forma de promoción. Igual, en la versión japonesa del juego, Pac-Man tenía naríz de pinocho para que fuera compatible con el arte oficial de Namco. En el Pac Land, el protagonista volvía a enfrentarse a sus archienemigos, esta vez para devolver a un hada a su casa. Como particularidad, tenía el hecho de haber sido el primer arcade en incorporar el nuevo sistema operativo, luego llamado Namco Pac-Land.

Otro juego a destacar por estos años es el Gauntlent, lanzado por Atari en 1985, en una época de enorme popularidad de los juegos de rol, al estilo de Dungeons & Dragons. El Gauntlent causó sensación y fue tremendamente exitoso, entre otras cosas, porque permitía jugar a cuatro personas a la vez. Además, es uno de los primeros arcades en utilizar lo que se conoce comúnmente como “dungeon crawl”, es decir, aquellos escenarios típicos de los juegos de rol fantásticos en donde los protagonistas recorren laberintos, castillos, etc, enfrentando a dragones, orcos y otros monstruos similares, recolectando también tesoros. El Gauntlent es un exponente del estilo “hack and slash”, bien de aventuras. El jueguito tuvo adaptaciones, spin off y tres secuelas: el Gauntlet II (1986), el Gauntlet Legends (1988) y el Gauntlet Dark Legacy (2000).

En 1986 llega el Out Run, creado por Yu Suzuki para SEGA.El recordado juego de carreras permitía al jugador conducir una Ferrari Testarossa roja, con la compañía de una rubia. Más allá del discutible hecho de plantear que una mujer sólo sirve de copiloto, el Out Run tenía unos gráficos súper realistas y detallados, y la posibilidad de seleccionar la ruta a seguir y la música. De todas formas, esta primera versión no tenía el visto bueno de Ferrari, como sí lo tendría el Out Run 2 (de 2003), así que se parecía a una pero no lo era oficialmente. Fue realmente innovador porque además lograba generar una sensación de verdadera velocidad. Su diseño sólo sería superado años más tarde con la llegada de los juegos de carrera poligonales. Tuvo varias secuelas, como el OutRun Europa, Battle Out Run y Out Run 2019.

Otro juego a destacar es el NARC, diseñado por Eugene Jarvis y programado por George Petro para William Electronics. Fue uno de los primeros arcades ultraviolentos y muchas veces foco de críticas por parte de padres e integrantes de la industria de los arcades. El objetivo es arrestar y matar a traficantes de drogas, confiscarles la mercancía y atrapar a “Mr. Big”. El NARC permitía utilizar dos personajes: Max Force o Hit Man. Su importancia radica básicamente en sus impresionantes gráficos, que hacían uso de la tecnología de digitalización que popularizaría el Mortal Kombat. Tal es así que sus diseños, también en términos de utilización de colores, no serían sobrepasados hasta 1993, con la salida del Mortal Kombat II. El juego sería adaptado a varios sistemas hogareños. Es probable que haya otros arcades que recuerden de aquellos últimos años de la década del 80. Se escuchan sus memorias :P La años 90 que se vienen estarían marcados por los recordados juegos de peleas. Pero para eso hay que esperar una semanita.

El Marble Madness

El Pac land

El Gauntlet

El Out Run

El NARC