POSTEO RANDOM #4: un talentoso director argentino, premiado y reconocido por Peter Jackson

Me pareció buena onda compartir esto con ustedes. Recuerdan (o conocen) este corto?

Si clickean en “seguir leyendo el resto”, hablaremos un poco de una gran noticia para su director.

En su momento, hace un par de años, haciéndonos eco de la repercusión del corto “Otakus”, hablamos de él en nuestro anterior blog e incluso lo exhibimos en pantalla gigante en uno de los eventos Lazer, en el cual hasta estuvo Andrés en persona, quien -micrófono en mano- agradeció por los buenos comentarios y compartió con nosotros una de esas memorables fiestas. Hoy podemos alegrarnos de extraer la siguiente noticia, publicada en el diario Clarín de hoy:

Andrés Borghi ganó un concurso, rodó un corto y lo premió Peter Jackson (“El Señor de los Anillos”).

“Working Day se destacó por su modo fresco y original de contar una historia. Es una obra muy ambiciosa y definitivamente estaré pendiente de los futuros proyectos de Andrés”. Quien así habló fue Peter Jackson, sobre el argentino Andrés Borghi (27) y su corto, qué él mismo premió hace unos días.
“Me enteré del concurso por una amiga, Lucila Las Heras, fanática de la saga El Señor de los Anillos, que viendo los sitios de la película se enteró -dice Borghi-. Pedían enviar un guión de 3 minutos para un corto, y la idea era que se pudiera rodar en Nueva Zelanda. Debía contar la historia de que Nueva Zelanda es el lugar más joven del mundo, el último lugar al que llegaron los humanos. Lo organizaban Barrie Osborne, productor de El Señor…, y Tourism New Zealand.”
Borghi mandó el guión y subió con él un video, contando cómo lo pensaba hacer, vendiendo la idea. En la historia original el protagonista era un hombre de madera gigante, que construía todo, “algo que había utilizado en un videojuego, The Black Heart. Era más épico, pero pedían que tratara de no hacer efectos especiales, porque en posproducción no nos iba a dar el tiempo.”
Como Borghi -ningún parentesco con el ex futbolista- no tenía las herramientas para hacer su presentación en 3D, siguió el consejo de su amiga: “hacelo gracioso”, y el hombre de madera pasó a ser un obrero de la construcción. Otro amigo, Julián Bautista, director de fotografía, le ayudó a hacer los chromas, con él como el obrero. Borghi y otros cuatro directores (dos neozelandeses, dos estadounidenses) fueron finalistas y tuvieron, en Nueva Zelanda, una semana de preproducción, dos días de rodaje y una semana de posproducción, en Queenstown y Wellington.
“Mi corto -editado en imagen y sonido por gente que trabajó en la trilogía de Jackson- costó US$ 100.000 neozelandeses ($ 250.000).” El, ¿ganó plata? “No.”
¿Qué pensás hacer de aquí en más?
Terminé de escribir una peli de terror psicológico, del tipo Sexto sentido o Alucinaciones del pasado, tres días antes de viajar a Nueva Zelanda. Fantaseo con que sea la primera película de terror en la Argentina que funcione, que asuste de verdad.

Working day