Repaso nostálgico: Tiny Toon Adventures

La nostalgia de esta semana nos lleva a los años 90, exactamente hasta el hiper delirante universo de los Tiny Toon. La serie de los pequeños Looney Tunes, cuyo nombre completo incluye hasta a quien es mencionado como uno de los que la hicieron posible: Steven Spielberg. Este afamado director selló, a través de su productora Amblin Entertainment, un acuerdo de colaboración con Warner Bros para la creación de diversas series animadas (las siguientes fueron Animaniacs, Fenomenoide y Pinky y Cerebro). El concepto pertenece a Tom Ruegger, cerebro detrás de otros exitazos contemporáneos como Batman: the animated series. Tiny Toons Adventures implicó también la resurrección -post 80s- de las animaciones de la Warner, luego de un largo período de inactividad. Así que imagínense lo que generó su llegada. Querían hacer versiones pequeñas de los Looney Tunes, pero además debían inyectarle algo de vida a la alicaída Warner, así que tenía que ser algo diferente. Así nació este clásico. La serie se estrenó el 10/09/1990 en muchos canales yankees a la vez, pero luego -y tras el éxito inicial- Fox Kids adquirió la licencia exclusiva de los nuevos episodios a partir de 1993. Posteriormente Kids WB agarraría esa antorcha hasta 1995, año en que finalizó la serie.

La trama de Tiny Toons Adventures transcurría en Acme Acres (Ciudad Acme en el doblaje latino), donde viven la mayoría de los personajes de Tiny y Looney Tunes. Los pequeños animalitos iban a la Acme Looniversity (Looniversidad Acme), donde las adultas estrellas de Warner Bros (Bugs Bunny, Pato Lucas, Porky, Sam Bigotes, etc.) actuaban como profesores para enseñarles a ser mejores dibujos animados, aunque no todos los episodios giraban en torno a la escuela. Los personajes principales eran los conejitos Buster y Babsy Bunny, junto a la niña Elmyra, el pato Plucky, el chanchito Hamton, Fifi La Fume, Coyote Calamidad, entre muchísimos otros. La propia serie se encargó de explicar la “versión oficial” del nacimiento de los Tiny Toons, por medio del capítulo inicial -llamado “The Looney Beginning”-. Allí Bugs Bunny contaba que a los directivos se les habían acabado las ideas y estaban en crisis. Así que fuerzan a un pobre autor a inventar una nueva serie en poco tiempo. Así nacen Buster y Babsy Bunny que, al ver la frustración de su creador, deciden inventar una serie ellos mismos. De esta forma dan nacimiento al loco mundo de los Tiny Toons.

Tiny Toons Adventures tuvo tres temporadas, consistentes en 98 episodios, dos especiales de Tv y una película titulada Tiny Toons: How I Spent my Vacation, producida por Ruegger y escrita por Paul Dini (quien, además de ser uno de los creadores del DCU Animated, escribió una genial etapa en Detective Comics pre-Batman RIP). En lo que respecta a la animación de la serie, debido a la prisa por generar rápidamente los primeros 65 episodios necesarios para distribuirla, se recurrió a múltiples estudios: Wang Film Productions, AKOM, Freelance Animators New Zealand, Encore Cartoons, StarToon, Kennedy Cartoons y la japonesa TMS (que también armó el opening de la serie). Debido a que Tiny Toon debería contar con animación de altísima calidad (cada episodio solía utilizar el doble de celdas de animación que otras series de aquel entonces), la Warner tuvo severos inconvenientes con el trabajo de Kennedy Cartoons, puesto que retocaron y hasta volvieron a animar varios de sus trabajos, como el citado primer episodio.

Fuera de la serie, algunos de los Tiny Toon hicieron algún que otro cameo dentro de Animaniacs. También Plucky y Elmyra obtuvieron sus propios shows. El de Plucky (llamado The Plucky Duck Show) sólo contó con un episodio realizado expresamente para el mismo, ya que los otros 12 eran meras repeticiones de capítulos de los Tiny Toon protagonizados por él. En cuanto a Elmyra, su obsesión por las mascotas la llevó a comprar a Pinky y a Cerebro tras la accidental explosión del laboratorio en el que vivían. Así se dio vida a la última temporada de la aclamada serie Pinky y Cerebro (que a su vez es un Spin-off de Animaniacs), pero con esta limadísima modificación. Algo que es muy gracioso en el primer episodio, pero que luego del segundo ya no causa el mismo efecto y eso los televidentes lo hicieron notar fuertemente. Como resultado, Pinky, Elmyra y Cerebro salió del aire tras sólo una temporada.

También hubo muchos videojuegos en base a la serie, realizados incluso mucho después de finalizada. El último fue Tiny Toon Adventures: Buster’s Bad Dream para Gameboy Advance, editado en 2002.

A nivel local, la serie se transmitió por The Big Channel, Warner Channel y Cartoon Network entre otros canales. El doblaje fue realizado en Venezuela, con Elena Prieto (Dot Warner y Rita en Animaniacs) como Babsy y Marcelo Rodriguez (primero) y luego Rafael Monsalves (Ginji Amano en GetBackers) como Buster. A diferencia de otros doblajes venezolanos realizados con los mismos actores, el trabajo realizado con ésta y otras series de Warner ha recibido alabanzas y halagos por doquier, en parte debido a su carácter humorístico y al hecho de que trabajaron con director de doblaje.

Si siguen leyendo el resto tienen el opening en varios idiomas :P