Fichines: pasado, presente y futuro – Side Story III

Antes de continuar con nuestro habitual repaso temporal, que semana a semana se va volviendo más contemporáneo y nos va acercando al presente, haremos una nueva digresión. Esta vez le toca el turno otro tipo de juegos, que también eran factibles de encontrar en los salones recreativos: los redemptions y todas sus variantes. Ya fueran las que daban tickets o las que directamente te permitían “atrapar” el premio, estas máquinas lograron hacerse un lugarcito y ganarse su buen público. Si siguen leyendo el resto tienen el post completo.

Los redemptions son, básicamente, los juegos que premian al jugador de acuerdo a los puntos obtenidos en la partida. La ganancia toma usualmente la forma de tickets, que son intercambiables por una determinada variedad de productos, de acuerdo a la cantidad de puntos obtenidos luego de jugar. Son en realidad máquinas de habilidad, ya que depende mucho de la paciencia y la meticulosidad manual del jugador. Pueden tomar cualquier forma. Con el deterioro de los arcades tradicionales, frente a las más modernas consolas hogareñas y el crecimiento de internet, las compañías decidieron volcarse hacia los redemptions y sus variantes, para lograr seguir teniendo público adepto. Quienes tenían salones recreativos también se mostraban bastante interesados en este tipo de juegos debido, en general, a que su vida útil es mucho más extensa que la de un videojuego o una máquina arcade. Además, recuperaban muy fácilmente su inversión. Incluso podían ir regenerando el interés en las máquinas poniendo premios más modernos o copados. De manera que siguen siendo muy rentables hoy en día, con una enorme gama de géneros y tipos de actividades.

Una de las variantes más conocidas de los redemptions son los merchandiser, en los que el juego directamente muestra un determinado premio a ganar, en lugar de otorgar simplemente tickets. Se ahorraban un paso, digamos. Un ejemplo de esto son las “atrapa muñecos”, que se siguen viendo por todas partes. Se los suele conocer como juegos del tipo “Skill with Prizes”, es decir, una mezcla híbrida entre juegos de habilidad y juegos de suerte. Tanto los merchandiser como los redemptions en general pueden ser vistos como una versión moderna de los juegos típicos de las ferias, bastante comunes en países como Estados Unidos. Otra variante, japonesa ésta, de los redemptions es el Pachinko, que se dice que fue inventado en la ciudad de Nagoya durante la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un juego muy popular, pero sobre todo de suerte. En su aspecto sería como una especie de Pinball vertical, sin los flippers. El jugador lanza una bola metálica hacia arriba (sólo puede controlar este movimiento inicial): si de pura suerte, mientras va descendiendo, se introduce en alguno de los orificios, el apostador gana más bolitas. Al finalizar, el jugador va a cambiar las bolitas por un ticket que indica el premio.