Fichines: pasado, presente y futuro XVI

Vamos llegando al final de este viajecito a través de la historia de los arcades, que ya van llegando a su caída y deterioro por el avance inevitable del tiempo y la tecnología, sobre todo por estas regiones del planeta en las que vivimos nosotros. Pero aún quedaría un último y renovado impulso para el sector, de la mano de los arcades que ya exigían algún tipo de interactividad motora más allá del movimiento de palancas: aquellos que pedían mover el esqueleto, especialmente los juegos de baile. Sin embargo, para todos nostros, aunque estén viejas y obsoletas, aunque no funcionen en su plenitud, es quizás justamente ese constante y desgastado recordatorio el que aún nos lleva a los pocos salones recreativos que quedan en el país. Larga vida a los arcades, qué tanto. Sigan leyendo el resto antes de que se me piante un lagrimón :P

Como dijimos antes, el avance de las consolas hogareñas, los ciber cafés y demás, provocarían la inevitable crisis de los arcades, cuyo formato se había quedado rezagado. No podían competir. Y en este decrépito mercado que apenas si se sotenía en pie, los juegos de baile introducirían un soplo de aire fresco y una alternativa más que entretenida a los clásicos juegos de palanquitas y botones. Dance Dance Revolution, de Konami, llegó en 1998 y armó un revuelo allí donde se la instaló. En la versión arcade, el juego constaba de una cabina con pantalla, altavoces y luces de Neon. Frente a ella, y en el suelo, se ubicaba la plataforma de baile, constituída por paneles cuadrados bajo los cuales estaban los sensores de presión. Generalmente son cuatro paneles dispuestos en forma de cruz, aunque también existía una alternativa que incluía dos paneles extra diagonales. El DDR tuvo posteriores versiones, incluso para consolas y PC. Fue tal el quilombo que armó (junto a otro gran clásico simulador de DJ denominado Beatmania), que la propia Konami tuvo que crear una sub sección, llamada Bemani (abreviatura ponja del término Beat Mania), especializada en producir juegos de simulación de baile. Sus máximos exponentes son además el Guitar Freaks (precursor del Guitar Hero, sin duda), el Drummania (Percussion Freaks en la versión coreana que llegó a Argentina), Para Para Paradise (acá nombrado Para Para Dancing, simulador del estilo de baile Para Para, tan popular hoy día en eventos locales) y Keyboard Mania (Keyboard Heaven) simulador de piano al que siempre un par de vándalos se las ingeniaban para arrancarles un par de teclas al pobre par de máquinas que llegó acá, haciendo imposible jugarlo bien… :'(

Cabe aclarar que el DDR no es el primer exponente en el género. En el año 1987, la compañía Bandai había lanzado el Dance Aerobics, un juego de música que es el primero en lo que a “seguir el ritmo” se refiere. En USA lo publicó Nintendo. Pero volvamos al mundo arcade, y al DDR. Como con todo juego exitoso y revolucionario, surgieron también varias alternativas de otras empresas, como el Pump it Up, lanzado por la compañía coreana Andamiro también en 1998 (es muy polémica la discusión sobre cuál realmente surgió primero). Estos juegos revivieron el negocio de los arcades. En Argentina, por ejemplo, su impacto se sintió sobre todo post devaluación. La juventud volvió a agolparse en masa en los negocios de arcades. Aunque por culpa de la desidia y la falta de mantenimiento de los responsables de casas de arcade, no por mucho tiempo… La semana que viene es el último post de esta saga: llega la debacle y el cierre. No se lo pierdan.

VIDEOS!

El beatmania en manos de un experto, ejecutando (literalmente) Night of Fire, tema que también formó parte del soundtrack del anime Initial D.

Chicos jugando al DDR. La verdad es que la forma copada de jugarlo no es agarrándose del caño (y no encontré un video copado de alguien que no lo haga) pero al menos es una buena forma de ver el gameplay en un nivel de alta dificultad.

Los niveles de dificultad baja o intermedia dan para hacer algunas performances bien logradas.

Y hay gente que evidentemente jamás llegará a nada en la vida, pero al menos logra llamar la atención, sobre todo jugando al Para Para :P