Repaso comparativo: Rurouni Kenshin

Aprovechando el reciente lanzamiento de una reedición -corregida y emprolijada- del manga de Rurouni Kenshin por parte de Ivrea, vamos con un repasito comparativo (bastante general, cabe aclarar) de esta genial obra de Nobuhiro Watsuki, que tuvo su serie de Tv (con adeptos y detractores), película y OVAs. No hay duda alguna de que se trata de un pedazo de clásico, que mezcla hechos y personajes históricos con otros inventados (o “inspirados” :P) y que definió una nueva forma de contar mangas de peleas. Además, muchos de los ayudantes de Watsuki se convertirían luego en los autores de algunos de los mayores tanques de la actualidad. No se lo pierdan, yo sé por qué se los digo.

El manga de “Rurouni Kenshin: Meiji Kenkaku Romantan” (Kenshin el vagabundo: la historia romántica de un espadachín de la Era Meiji) empezó a serializarse en septiembre de 1994, en la Shonen Jump de Shueisha. La cosa comenzó con algunas historias sueltas, para finalmente afianzarse y extenderse hasta noviembre de 1999, sumando 225 capítulos (luego recopilados en 28 tomos). Watsuki logró crear un manga shonen, básicamente de peleas, con algunos toques fantásticos, pero ambientado en el Japón feudal. Así, aparecen hechos, lugares y personajes históricos reales, con sus características verdaderas o ligeramente modificadas, pero también otros originales o “inspirados” en alguno que le gustaba a Watsuki. Así, si bien la trama arranca en el año 11 de la Era Meiji japonesa, se extiende en realidad por un período mucho más grande, desde el período feudal hasta la apertura a occidente de Japón. Cuenta la historia de Kenshin Himura, un espadachín vagabundo de la Era Meiji (1878) que, durante la época del Bakumatsu, era conocido como el legendario “Hitokiri Battousai“, es decir, el asesino en las sombras de los Ishin Shishi (que abogaban por el fin del shogunato). Redimido y arrepentido de haber matado a mansalva a medio mundo, y ya en la Era Meiji, Kenshin intenta escapar de su pasado y jura no volver a matar nunca más. Pero el pasado siempre vuelve, así como también aquellos que sufrieron bajo su filo.

Claro que una obra tan exitosa tendría su versión animada. La serie de Tv contó con 94 episodios y un especial, emitidos originalmente en Japón entre el 10/01/1996 y el 08/09/1998. La animación corrió por cuenta del Studio Gallop, para los episodios que van del 1 al 66, y por Studio Deen para los restantes, aunque la producción fue de Sony. Hasta el final de la saga de Shishio (la de Kyoto), la serie sigue más o menos bien al manga, aunque con una notoria tendencia a “suavizar” las escenas más sangrientas o violentas y a simplificar un poco la cosa para apuntar a un target más amplio. Esto es hasta el capitulo 62, donde cierra la segunda temporada. Pero a partir de ahí, la cosa desbarrancó por completo ya que -como suele suceder- entraron a meter fillers a lo pavote. No sólo no mostraron lo que seguía en el manga ( o sea, el pasado de Kenshin y la saga de Enishi), sino que crearon sagas completamente prescindibles que contradecían lo que ya habían dicho, una estupidización de los personajes y demás. Así, la serie se canceló en el capítulo 94, con un episodio extra que intentaba darle un cierre. Algo más lograda está la película estrenada el 20/12/1997, llamada Ishin Shishi e no Requiem (Réquiem para los Ishin Shishi).

Pero habría un intento de amigarse con los enfurecidos fans a través de los OVAs, estrenados en dos tandas. La primera consistió en 4 OVAS editados en Japón entre el 20/02/1999 y el 22/09/1999, titulados Tsuioku Hen, que adaptan fielmente lo que va desde el tomo 19 hasta parte del 21. Es todo un raconto sobre el pasado de Kenshin como Hitokiri, cómo se inició, cómo conoce a quien sería su esposa (Tomoe Yukishiro), etc.  La otra parte de OVAS, dos en total (publicados en Japón el 03/12/2001), se llama Seisou Hen. Con algunos recortes, finalmente anima la tan esperada pelea con Enishi (el hermano vengativo y pirado de Tomoe). Estos OVAS extienden la historia más allá del final del manga, que termina en el año 15 de la Era Meiji. En los OVAs saltan hasta el año 28 de la Era Meiji.

Qué decir de la emisión local. La pudimos ver inicialmente por Cartoon Network, aunque luego la reemitió Animax, con un doblaje hecho por el estudio colombiano Centauro Comunicaciones, que posteriormente se haría cargo de otras series como Hunter x Hunter. Particularmente lo encuentro de lo más espantoso que me ha tocado escuchar en materia de doblajes. Ya desde las poco acordes voces, pasando por el vano intento de ser fieles a los nombres japoneses que redundaba en una horrorosa pronunciación incomprensible (cómo olvidar a Kenchin o Aochi). La música era buena, sobre todo el ending de L´Arc en Ciel, The Fourth Avenue Cafe (qué comentario objetivo XD). En fin, el tema es que Cartoon se dedicó a censurar por su cuenta las escenas del anime (ya censurado originalmente en su adaptación) que les parecían muy violentas.

Ivrea publicó los 28 tomos de Rurouni Kenshin entre 2001 y 2006. Y, a partir de abril de este año, comenzó la nueva edición, desde el principio, corregida y mejorada. Para todos aquellos que no la tienen o que se quedaron sin tomos por haberse agotado (o, por qué no, para quienes quieran tenerla dos veces :P). Cierro como empecé: no se la pueden perder.

RUROUNI KENSHIN © 1994 by Nobuhiro Watsuki/SHUEISHA Inc.

Sólo algunas muestras….