¡¡¡Sacrilegiooooo!!!

Todo muy lindo, Pavel Sidorenko. Muy artístico, sí. Pero si llegás a venir a mi casa y me tocás los discos de vinilo te mato. ¿Te quedó claro?