¡Show suspendido por heces de palomas!

Una noticia corrió como pólvora esta última semana, en varios medios. Razones para suspender un concierto hay muchas, pero ninguna tan asqueorsa como esta. La banda yankee Kings of Leon tuvo que cancelar un show en Saint Louis, luego de sólo tres canciones, por causa de un sorprendente diluvio de caca de palomas. La situación se había puesto ya repugnante varias horas antes, para las bandas teloneras, que tuvieron que soportar el aluvión de heces y plumas sobre el escenario. Pero para el cantante de la banda principal fue demasiado y directamente cancelaron el show. Los organizadores habían advertido sobre la invasión de palomas en la ciudad, pero nadie imaginó que la cosa podía ponerse tan pegajosa.

El baterista del grupo, Nathan Followill, intentó justificarse y dar explicaciones sobre lo ocurrido, aduciendo que su hermano Jared, cantante de la banda, se había llevado la peor parte: “Tuvimos que irnos, había palomas defecando sobre Jared en los dos primeros temas, y en la tercera canción, fue alcanzado en la mejilla y parte del excremento cayó en su boca. Era imposible de aguantar. No era sólo desagradable, también resultaba antihigiénico y tóxico. No culpen a Jared”. Pero para su público, esto de la caca de paloma les sonó muy a verso y despidieron a la banda con silbidos, abucheos, escupitajos y objetos contundentes lo que, sumado a la sustancia previa, daba un resultado bastante asqueroso.