Repaso nostálgico: Jem and The Holograms

A lo largo de los ya numerosos repasos nostálgicos, en los que apelamos al más puro golpe bajo, hubo pedidos variados sobre series de la más diversa índole. Uno de ellos es este clásico absoluto de los 80, con todos los ingredientes arquetípicos de esa década, sus extraños gustos y modas. Porque como me dijo alguien alguna vez, en aquella época veíamos cualquier dibujito de colores que se moviera. Y Jem and The Holograms tenía mucho de eso. Convengamos que también tenía canciones pegadizas, mucho rosa chicle y peinados batidos, e intrincadas relaciones amorosas. Dado que es una serie recordada por varios de esa generación, aquí va su merecido repaso.

Como en muchas series antiguas, todo nació con una serie de muñecos. En este caso, y para intentar hacerle algo de competencia al dominante mercado de las Barbies, la gente de Hasbro contrató al diseñador Bill D. Sanders para que, junto a Barbara y Joe Hyland, creara su propia línea de muñecas. El resultado fue una especie de “Barbies”, pero medio rockeras, con peinados y ropa acordes, que formaban su propia banda. Incluso venían con un cassette para que las niñas pudieran seguir los temas. Ni lentos ni perezosos, los de Hasbro pensaron que, ya que estaban, podían llevar el negocio un poco más allá. Volvieron a poner sus mentes en funcionamiento y decidieron hacer un dibujo animado que promocionara a las muñecas. La idea inicial, o al menos eso se comenta por ahí, era que fueran hombres con “alteregos” femeninos que formaban la banda. La cantante iba a llamarse “M” pero como no puede registrarse una letra como marca, optaron finalmente por “Jem an the Holograms”. Así como con el tema de los géneros, teniendo en cuenta la moralina y la reacción paternal a la que podía dar lugar.

Finalmente, entonces, Hasbro le otorgó la licencia a la agencia Griffin-Bacal Advertising, dueña de la productora Sunbow Productions, para que le diera vida a las chicas, así como anteriormente (junto a Marvel Productions) había creado la serie animada de G. I. Joe, también nacida de una serie de muñecos de Hasbro. Para los guiones contrataron a Christy Marx, que había cumplido el mismo papel también para la serie de los soldaditos yankees, que escribió 22 de los 65 episodios finales que tuvo la serie, divididos en tres temporadas. Pero es considerada como el cerebro de la serie, porque fue quien creó el concepto principal, los personajes, la idea de Synergy, el triángulo amoros principal, etc. Para el resto, el cast de guionistas fue variando, cumpliendo básicamente una tarea de relleno. Jem an the Holograms se emitió originalmente entre el 06 de octubre de 1985 y el 02 de mayo de 1988 y contó con la animación del estudio japonés Toei Doga (actualmente Toei Animation). El trabajo hecho en la apertura era excepcional, teniendo en cuenta la época, pero la calidad caía estrepitosamente al “interior” de la serie, con movimientos más acordes a los avances de la época. Se gastaron todo para la apertura, parece :P

En cuanto a la trama, ésta giraba en torno a las hermanas Jerrica y Kimber Benton. La historia arranca con la repentina muerte de su padre Emmett, inventor, y dueño no sólo del sello discográfico Starlight Music sino también del hogar para huérfanas Starlight Foundation, creado por su también fallecida mamá Jacqui Benton. Jerrica tendrá que hacerse cargo de la nueva situación, en la que se verá enfrentada al corrupto e inescrupuloso de Eric Raymond, ex asistente de Emmett que intenta ahora apoderarse de la compañía, ganar mucho dinero y demás. La joven de Jerrica se las verá medio crudas al principio, pero sólo hasta el día de su cumple, cuando recibe unos aros en forma de estrella, legado de su padre. Al ponérselos se le presenta un holograma, llamado Synergy, que guía a Jerrica, Kimber y sus amigas Aja y Shana hasta un lugar oculto donde se esconde el principal legado de Emmett: la computadora central de Synergy, capaz de crear hologramas de gran realismo. Allá hay además variados instrumentos musicales, toda la ropa imaginable y un auto. Así es como las chicas deciden transformarse en Jem and The Holograms, lanzarse a la escena musical y hacerle pelea a Eric Raymond y su grupo: The Misfits (integrado por Pizzazz, Roxy y Stormer). Lo más loco era que Jerrica tenía a su novio bueno y considerado, Rio Pacheco, que curiosamente también estaba enamorado de Jem, formando el retorcido y principal triángulo amoroso. En la tercera temporada introducen una nueva banda a la competencia: The Stingers. Posteriormente también se incorpora Carmen “Raya” Alonso al grupo de Jem.

La serie tenia una estructura bastante circular y repetitiva, como la mayoría de los dibujitos en aquella época. Los episodios solían ser autoconclusivos. La voz cantante de Jem la ponía Britta Philipps, una intérprete de jingles yankee. Los autores de los temas, tanto de The Holograms como de las otras bandas, fueron Ford Kinder y Anne Bryant, pero nunca hubo una banda fija ni real que interpretara los temas. Tampoco fue lanzado ningún Soundtrack de la serie. En cuanto a su duración, en cuanto Hasbro vio que las ventas de sus muñecas no se sostenían, decidió cancelar la serie de forma bastante abrupta, dejando sin resolver los conflictos más importantes que estructuraban a Jem and The Holograms. Pero los negocios siempre afloran y en este actual “revival” de cosas viejas, Hasbro parece haber mostrado cierto interés por mantener y actualizar la propiedad intelectual sobre el producto. Aunque no se comentó nada oficialmente, Christy Marx sí transmitió sus ganas de hacer una versión más moderna de Jem. Las películas de G.I. Joe y Tranformers parecen dar algunos indicios de que esto es, al menos, posible. Habrá que esperar. En nuestro país la emitieron varios canales, entre ellos el recordado Cablín y Canal 9.

La intro