The Last Airbender: adaptaciones y continuaciones

Luego de hablar sobre el principio de la leyenda de Aang, y de meternos en algunos aspectos de la serie, pasamos a la tercera y última etapa, al menos por ahora. En lo que a materia de adaptaciones de la serie se refiere, Avatar contó -en principio- con una trilogía de videojuegos, titulados Avatar: The Last Airbender (salido el 10 de Octubre de 2006), Avatar: The Last Airbender – The Burning Earth (16 de Octubre de 2007) y Avatar: The Last Airbender – Into the Inferno (13 de Octubre de 2008). Obviamente, cada uno se basa (libremente) en uno de los Tres Libros de la serie de tv. Además salieron comics, tanto bajo un formato tipo “Art Book”, con todo el arte de la serie, como historias cortas que unen lo que sucede entre cada Libro. Pero el gran batacazo lo dio la noticia de una adptación Live Action de la serie de Tv, que pretende tomar la forma de una trilogía. La primera parte se estrenó en USA el 01/07/2010 y recibió una catarata de críticas despiadadas. Pero particularmente creo que hay que ver para criticar así que, por ahora, me limitaré a darles los detalles más importantes de esta super producción.

La idea de una película que adaptara el Libro Uno de la serie de Tv se anunció hace mucho, allá por 2007. Y con la presentación del proyecto también se anunció que su director sería M. Night Shyamalan, que se metió en la gran industria con la sorprendente Sexto Sentido y que luego generó productos cinematográficos como La Aldea o La Dama en el Agua. Para 2008 ya estaba elegido el cast de actores: Noah Ringer como Aang, Jackson Rathbone (Jasper Hale en la saga Crepúsculo) como Sokka, Nicola Peltz como Katara y Dev Patel (Jamal Malik en Slumdog Millionaire) como Zuko, que reemplazó en 2009 a Jessy McCartney (quien había sido originalmente elegido para ese papel). El temita fue el título de la peli, debido a los reclamos de James Cameron y su Avatar: según el canoso director, el nombre le pertenecía desde mucho antes que existiera la serie, así que se quedó con el “Avatar“, y la peli de Aang pasó a llamarse “The Last Airbender”. Aunque Avatar habrá uno solo :P

El propio Shyamalan no es muy adepto a esto de hacer films con guiones ajenos, o al menos creados en base a una idea ajena, pero quien lo convenció esta vez fue su hija, muy fanática de la serie. Dice que, después de verla, quedó fascinado y enseguida aceptó la propuesta. Tuvieron algunos inconvenientes con los actores, sobre todo a la hora de seleccionar a quien interpretaría a Aang. Así que abrió un casting para novatos actores que encajaran con el perfil. Después se le fue el que iba a hacer de Suko, pero enseguida pudo contar con Dev Patel. La idea original era hacer una trilogía, con Shyamalan como director, pero no hay confirmación oficial. Tampoco puede descartarse que decidan hacer algunos cambios, dada la terrible repercusión de la primera película, que se estrena mañana en Argentina. Saldrá también en formato 3D. Yéndonos un poco de tema, debo decir que la película Inception (El Origen) demuestra que grandes presupuestos pueden crear grandes ideas. No hay excusa para que un film con el potencial de Avatar sea mediocre.

Pero para no terminar el post tan abajo, la gente de Nickelodeon ya le puso fecha a la “continuación” de la serie de Tv de Avatar: El último maestro Aire. Se trata de una miniserie de 12 capítulos, a estrenarse tentativamente en 2011, y que por ahora lleva el título de “Avatar: The Legend of Korra”. Estará ubicada 70 años después del final del Libro Tres y su protagonista es nada menos que la nueva reencarnación del Avatar, esta vez proveniente de la Tribu Agua del Sur: la joven Korra. Esta muchacha temperal e independiente, a diferencia de cómo Aang empieza en la serie, ya domina la tierra-control, el fuego-control y el agua-control, pero le falta el aire-control. Y será Tenzin, hijo de Aang y Katara, quien le enseñe a dominar el elemento que le falta. Parte de la trama girará en torno a Republic City, una ciudad habitada por gente de las cuatro naciones, donde empieza a organizarse un grupo “anti control de elementos” que parece querer desordenar la pacífica convivencia.