Esperaba un tren fantasma y lo atropello uno real

En Carolina del Norte, Estados Unidos, un muchacho de 29 años intentaba corroborar la veracidad de una leyenda según la cual, el 27 de agosto de 1891 se produjo un accidente ferroviario en el que murieron unas 24 personas y resultaron heridas muchas más. El mito popular sostiene que en cada aniversario puede escucharse el estruendoso tren antes del accidente. Así es como, curiosos por la historia, Christopher Kaiser y un grupo de 12 amigos fueron a pararse justo en la mitad de las vías para ver si lo sentían venir. El resultado fue el evidente: vino uno de verdad, el pobre muchacho seguía pensando que era el fantasmagórico, así que se quedó parado en el medio gritando “ahí está!”. Sus amigos lograron salir, pero el chico no. Falleció pocas horas después. Quizás habían probado el helado de marihuana….