Repaso anticipado: Karekano

Como ya anticipó mi compañero (jefe, bah :P) en post anteriores, Ivrea publicará en poco tiempo dos de los shojos más elaborados y exitosos salidos de la editorial Hakusensha: Karekano y Fruits Basket. Así que, como no podía ser de otra manera, les haremos los merecidos repasos completitos, para que nadie se quede sin conocerlos. Esta semana arrancamos con Karekano, un manga cuyo título resulta de la contracción de Kareshi Kanojo no Jijoo, que podría traducirse muy ampliamente como “las cosas de él y ella”. Como de prejuicios ya estamos bastante cubiertos, a esta altura todos sabemos que las categorías muchas veces incluyen matices y que no todo es lo que uno supone que es (o lo que algunos dicen que es, al menos). A lo que voy es que, aunque se trata de un shojo romántico básicamente, utiliza una historia aparentemente clásica para plantear una crítica social concreta respecto a la situación de los jóvenes en Japón.

Creado por la mangaka Masami Tsuda, Karekano inició su serialización en Japón en 1995, a través de la revista LaLa de la Editorial Hakusensha, contando con un total de 102 capítulos, titulados como “Actos” por su autora (al estilo de una obra de teatro), que luego serían recopilados en 21 tomos, publicados entre Febrero de 1996 y Junio de 2005. El manga explora las experiencias florecientes de la vida adolescente, y se construye también como un análisis de la feroz presión que ejerce la sociedad japonesa con su gente joven, y la necesidad de destacarse y resaltar por encima de los demás, como si sólo así se pudiera “ser alguien” en la vida, tema que ya apareció en varias obras a lo largo de los años. En este caso la particularidad es que se combina con una historia romántica marcada por esos estrictos parámetros.

La protagonista es Yukino Miyazawa, una chica que se presenta como la estudiante perfecta, adulada, admirada, linda, con las mejores notas y la mejor actitud, es decir, lo que todos quieren ser o al menos deberían. Así es como todos en su clase la tienen en un pedestal. Pero pronto descubriremos nosotros que todo eso es una fachada y en su casa Yukino no es más que una chica dejada, desordenada, malhumorada y cuya única preocupación es aparentar. Pero su ordenada obra de teatro se desplomará cuando aparezca Soichiro Arima, que es su versión masculina: lindo, simpático, con excelentes notas (incluso mejores que las de Yukino), admirado, adulado y con una personalidad a prueba de balas. Asustada por la feroz competencia, Yukino hará todo lo posible para destruirlo y encontrarle algún punto debil por donde atacar. Pero la sorpesa será mayor cuando descubra que lo de él también es una creación, pero no en el mismo sentido que la de ella. Así, la historia va desentrañando  las personalidades y los cambios que se van dando en “las cosas de él y ella”, más toda la galería de amigos y rivales.

Claro que pronto llegaría la serie de Tv. El anime de Karekano se emitió entre Octubre de 1998 y Marzo de 1999, contando con un total de 26 episodios. Producida por la gente de Gainax, contó nada menos que con la dirección de Hideaki Anno para los primeros 18 episodios, así como con el aporte de Shiro Sagisu en los arreglos musicales. El problema fue que a la autora le molestó que estuvieran alejándose tanto del manga, y pidió que no alteraran mucho su obra, pero parece que a Anno le gustaba así por lo que se pudrió y largó todo a la mierda. Así que retomó la posta Kazuya Tsurumaki para el resto de los capítulos. Finalmente los desacuerdos entre la autora y la productora no pudieron resolverse y la serie se cortó cuando sólo se habían adaptado los primeros siete tomos del manga, y el primer arco argumental del octavo tankoubon.

Así que ya saben, si quieren saber qué pasa sólo es cuestión de esperar un poquito para saber los detalles de la publicación.

©2002 Masami Tsuda/Hakusen-sha/Gainax/Kareno-jijyo-dan/TV Tokyo/SoftX.