Fichines: pasado, presente y futuro VII

Escrito el 23/02/2010 por Micaela Desprès

Como adelantamos la semana pasada, vamos a uno de los grandes. Poco a poco, el diseño con vectores que tenían todos los juegos de esta época se fue “mejorando”, con la incorporación de gráficos más luminosos, multicolores o simulando dimensiones y volumen. Pero el hito de la época de oro llegaría recién en 1980: el Pac Man. Este clásico nació de la mano del diseñador japonés de Namco, Tooru Iwatani, y estaba basado en un antiguo cuento popular japonés. El lanzamiento se produjo el 22/05/1980 y es sin dudas el primer hit que realmente llegó a todos los rincones del planeta. En realidad, Iwatani era bastante joven e inexperto cuando se unió a Namco pero, a pesar de no tener ninguna preparación en la materia, lo que más le interesaban eran los gráficos y los juegos, así que entrenó y estudió para poder crear el suyo. Así fue como, poco tiempo después y con un grupo de ayudantes, creó el arcade más vendido de la historia. La idea del juego era fácil: el jugador tenía que manejar al Pac Man a través de un laberinto, mientras se iba manducando los puntitos chicos, los grandes y algún que otro extra especial. Una vez logrado el objetivo, se pasaba de nivel. Pero, para impedir el éxito, había cuatro monstruitos que acosaban al pobre Pac-man, de colores rojo, rosa, azul y naranja, y a quienes había que evitar para no perder vidas. Sus nombres originales eran Akabei (Blinky en inglés), Pinky (Pinky), Aosuke (Inky) y Guzuta (Clyde), respectivamente. Cada uno tenía además su propia “personalidad” o habilidad distinta.

No cabe duda de que Pac Man es sinónimo de videojuego y parte indiscutida de la cultura popular de los años 80. Para muchos fue el primer juego con el que se cruzaron en su vida. Tras el éxito en Japón, la distribución en USA corrió por cuenta de la compañía Midway, que decidió cambiarle su nombre original –Puck Man– por el que todos conocemos. En realidad, el título ponja derivaba de la frase que expresa el sonido que supuestamente hacemos al abrir y cerrar la boca: paku-paku en el dialecto japonés, claro está (según los japos, los gatos maullan “nyaasu” y las ranas croan “kero kero” :P). A los Yankees el puck les sonaba muy parecido a fuck, así que decidieron modificarlo. Lo de siempre, bah, pero al menos sirvió porque los japoneses también adoptarían ese nombre a posteriori. También se dice que el diseño del Pac-Man se le ocurrió mientras comía pizza y alguien quitó una porción, aunque luego reconoció que eso no era del todo cierto.

El Pac Man se convirtió rápidamente en un fenómeno social y disparó no sólo una enorme y variada cantidad de merchandising sino que además mutó en otros formatos, generando también varios spin-off , secuelas, etc. (e incluso en la actualidad se siguen propagando…). Entre ellos destaca Ms. Pac-Man, las aventuras de la señora esposa, que es un poco más variado en algunos aspectos. Por cierto, en los pocos locales de arcades que aún quedan en Argentina es mucho más común ver esta versión. También surgieron versiones como Pac-land (un juego de plataformas) o Pac-mania (donde podía saltar!). Tanto del original como de las secuelas y spin-offs hubo infinitas adaptaciones a computadoras y consolas hogareñas, en general bastante bien hechas, salvo por la tristísima versión de Pac-man para Atari 2600, responsable en parte del crack de la industria del videojuego allá por 1983 (pronto hablaremos de esto). Para lo único que sirvió esa versión, además de para dar pena, fue para estandarizar a los enemigos de Pac-man como fantasmas y no como monstruos, como originalmente fueron concebidos. Lo que sucedía era que la limitada capacidad de la Atari 2600 sólo permitía hacer aparecer un fantasma a la vez, por lo que los cuatro “parpadeaban” (lo que en la jerga se conoce como flickeo) de a uno a la vez para que el juego estuviera completo y la consola no se quemara en el intento, cual Xbox 360 y su ring of death :P

Entre otros derivados de la exitosa franquicia podemos citar a la serie de Tv animada, creada por Hannah-Barbera y emitida entre 1982 y 1984, que contó con la nada desdeñable cantidad de 42 episodios y un especial navideño, siendo esto último lo único que se emitió masivamente en Argentina a través de Cartoon Network en sus primeras épocas, aunque también emitía cachitos de la serie, editados en forma de cortos intersticiales. Otra cosa que en su época nos llegó fue el juego de mesa creado por la empresa norteamericana Milton Bradley. Pac-man también generó canciones propias -como Pac-Man Fever, de Buckner & García-.

Al margen de la popularidad del “come cocos” (alguien se acuerda de que acá se lo llamaba así? :P) la época de oro tendría algunos títulos más para romper con todo lo visto. Mientras esperamos, si siguen leyendo el resto tienen algunos videos para recordar viejas épocas.

(más…)